¡Aprovecha! 15% OFF en Prehorneados
Ver Ofertas
Envío gratis en pedidos superiores a $80.000

Alguna vez te haz preguntado ¿Porqué si el hombre ha comido pan desde hace miles de años, siendo el pan la base del consumo de cereales, ha surgido una nueva tendencia de adjudicarle al pan efectos nocivos para nuestra salud? Fácil, la mayoría del pan que come la gente hoy, no es ni parecido al pan artesanal que comían nuestros ancestros.

El trigo es un grano que tiene diferentes partes. La cáscara, la cual es importante porque aporta fibra y el germen que es donde están la mayoría de los nutrientes de la harina, las vitaminas del grupo B, magnesio, hierro, zinc y vitamina E. Sin embargo, la mayoría de la harina que se consume hoy en día, es harina blanca que se creó básicamente para poder obtener una harina más homogénea, más fácil de trabajar y con un mayor rendimiento, pero en la cual se ha eliminado la cáscara del grano y el germen. 

Debido a las implicaciones detectadas en la salud de poblaciones con alto consumo de harina blanca, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó que “Se debe pensar en proceder al enriquecimiento de la harina de trigo y de maíz cuando en un país haya grandes grupos de población que consumen de manera regular harina producida industrialmente.” Esta es la razón por la cual, hoy encontramos harinas “enriquecidas” con hierro, calcio etc, pero que al final solo están supliendo en mínima parte los nutrientes que si se encuentran originalmente en el grano de trigo y en la harina que ha sido procesada con su cáscara y su germen. 

En otras palabras, lo que se hizo con la harina de trigo, fue quitarle los nutrientes, dejando un alimento con un alto índice glicémico El índice glicémico de los alimentos es la cantidad de azúcar que aporta a la sangre un alimento cuando lo ingerimos. 

Al consumir un pan de harina blanca, al que además le agregan grasas poco saludables y levaduras químicas, es un pan sin ningún beneficio nutricional,  solamente calorías vacías y sin ningún aporte nutritivo propio de los cereales, pero que sí nos ayudan a ganar peso, creando daños metabólicos a largo plazo y para algunos, intolerancia gástrica.

Por eso en Philippe creemos que debemos rescatar el PAN COMO VERDADERO ALIMENTO, es decir, un pan elaborado con harinas completas que nos aporten fibra pero también nutrientes y con técnicas artesanales, que unidas al uso de una masa madre o levadura natural (Levain), otorgan al pan beneficios indiscutibles. 

La masa madre, se realiza a través de un proceso de fermentación donde levaduras naturales benéficas para nuestro organismo digieren los glúcidos de la harina y forman el ácido láctico para generar una fermentación láctica similar a la de los yogures, potencializando el aprovechamiento de los beneficios nutritivos de todos los cereales completos o integrales. 

Por lo tanto, el uso de la MASA MADRE, levadura natural o “levain”, nos permite aprovechar los numerosos nutrientes de la harina integral y demás cereales que se encuentran en nuestras preparaciones.

Además de panes con harina integral, escoge un pan con harinas como el centeno, con avena, o con semillas, que te aporten ácidos grasos esenciales y vitaminas, y con levadura natural que te ayude con la digestión

Por eso no comas cualquier pan, prefiere un verdadero pan artesanal con masa madre.

Aunque siempre me interesó el tema de la alimentación saludable, debo confesar que era más por vanidad y por aquello de no subir de peso o por perderlo, pero ahora que soy mamá, siento que tengo una gran responsabilidad frente a mis hijos, su salud, y debo enseñarles a comer de tal manera, que su alimentación sea una herramienta poderosa para su bienestar y desarrollo.

Sin embargo, tratar de que tus hijos se alimenten saludablemente se vuelve una lucha permanente, es como estar en pie de guerra todo el tiempo. ¿Por qué? Pues porque nuestra sociedad se rindió frente a la industria alimenticia que nos llena de engaños, y nos da cualquier cosa disfrazada en empaques de lindos colores, con muchas frutas o vegetales pintados, con muñequitos de moda o que dicen “ integral” o buen aporte de fibra, de proteína, bajo en grasa, etc, pero solo para esconder los aportes de azúcar y lo poco saludable que pueden ser los alimentos. Las afirmaciones satisfacen nuestra búsqueda pero sin el conocimiento de nutrición nos limitamos a aceptar la afirmación. Ninguna de estas afirmaciones garantiza que sean sinónimo de saludable. 

Ejemplos abundan en el mercado, como los jugos en cajita, cuantos de nosotros como padres pensamos: "mejor darle un jugo de estos que una gaseosa"; pues ni lo uno ni lo otro. Los niveles de azúcar en estos jugos sobrepasa el requerimiento diario de azúcar para un niño. La OMS señalaba que los azúcares deberían no superar un 10% de la ingesta calórica diaria, sin embargo han bajado esa recomendación a 5%, es decir unos 25 grs de azúcar al día para un adulto con dieta de 2000 calorías diarias .

La conclusión es clara, ¿qué pasa con un niño de 4 años que se toma un jugo de cajita con 20 grs de azúcar pero además lo acompaña con una porción de galletas con 15 gramos de azúcar? pues ha duplicado su consumo de azúcar diario, en una sola merienda ¿Y las tres comidas del día? Ya no hay discusión sobre los daños de azúcar sobre nuestra salud, pero claramente todo empieza por el exceso en su consumo.

Es vital que como padres preocupados por nuestros hijos, nos eduquemos y no permitamos que el mercadeo de la industria alimenticia nos manipule: Tenemos que APRENDER DE NUTRICIÓN PARA ENTENDER  las etiquetas y aprender a reconocer que en casi todos los alimentos procesados existe azúcar escondida, pero azúcar que suma en la ingesta diaria de nuestras familias. Solo basta con ver una salsa de tomate o ketchup que puede traer entre 3 y 5 gramos de azúcar en una cucharada, o algunas salsas napolitanas para pasta que traen hasta 4 gramos de azúcar en dos cucharadas, un yogurth direccionado para el grupo infantil que en un frasco de 150 grs tiene 18 gramos de azúcar!!

Entonces ¿qué nos queda? Como dice la valiente campaña de Red Papaz en Colombia, NO COMAS CUENTO. Infórmate, lee las etiquetas y promueve el consumo de productos frescos y menos procesados, consigue un cereal sin azúcar, enséñale a tus hijos que comer saludable puede ser delicioso.

Cuéntanos en los comentarios ¿que tipo de recetas saludables te gustaría aprender? y encuéntralas próximamente en nuestro Blog y Boletín Philippe.

La Galette de Rois es en Francia una linda tradición, que une a la familia para la fiesta de reyes,  la cual también tiene su propia versión en países como España o  México. 

En Philippe queremos compartir esta linda tradición  francesa desde navidad, donde la familia reunida  hace  que el más pequeño o joven del grupo se ponga debajo de la mesa e indique al mayor , a quién debe dar cada pedazo partido. Una de las porciones tendrá en su interior una pequeña figurita en porcelana.

Quien reciba el trozo de “galette” con la sorpresa, se ganará el derecho a usar la corona y ser rey por un día, aunque como contraprestación a su reinado, este deberá invitar al próximo pastel. Otros prefieren pensar que simplemente la figurita  les traerá buena suerta, pero siempre lo importante es el compartir en familia.

Se dice que incluso el propio Luis XIV, de niño, se ilusionaba con encontrar la sorpresa de la “galette” para  así “ser rey dos veces”.

Antiguamente en sus orígenes , en lugar de las modernas figuritas de plástico o de cerámica, la galette incluía un fríjol seco, como símbolo de la sabiduría de los secretos de la vida.

Su  receta a base de crema de almendra  (  frangipan ) se remonta al siglo XVI, cuando Caterina de Médicis, segunda esposa de Enrique II, obtuvo la fórmula del conde de Frangipani como regalo de bodas, dice la leyenda repostera.

Hoy en día es un hojaldre relleno de esa deliciosa crema “frangipan” que en Philippe hemos logrado adaptar para que sea sin azúcar, pero respetando la tradición francesa.

Encuéntrala ahora en nuestras tiendas.

Zona de cobertura de domicilios

Acerca el mapa para validar la disponibilidad en tu ubicación.
Entregas
Lunes a Domingo de 8:30am a 4:00pm.
Sujeto a la ruta del operador.

Suscríbete al Boletín Philippe y entérate de todos nuestros lanzamientos y promociones

Asistencia de 
pedidos en línea
(+57) 321 4349178
(+57) 1 213 1366
(+57) 311 5614470
Lun - Dom 8:15am a 4:30pm

¡Síguenos!

Medios seguros de pago

© 2021 Philippe Pastelería S.A.S. Ecommerce por Gradvi.

SUSCRIBIRME
close-link
phonebarsshopping-basketheartuserstoremap-markermagnifiercross
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram